La mecánica de suelos es parte de la Ingeniería Civil que involucra el estudio del suelo, su comportamiento y aplicación como material de ingeniería.


La mecánica de suelos aplica las leyes de la mecánica y la hidráulica a problemas de ingeniería relacionados con sedimentos y otras acumulaciones no consolidadas de partículas sólidas, que se producen por la desintegración mecánica y química de las rocas, independientemente de que contengan o no una mezcla de componentes orgánicos.

El suelo consiste en una agregación multifásica de partículas sólidas, agua y aire. Esta composición fundamental da lugar a propiedades de ingeniería únicas, y la descripción de su comportamiento mecánico requiere algunos de los principios más clásicos de la mecánica de ingeniería.

Como el nombre de mecánica del suelo implica, el tema se ocupa de la deformación y resistencia de los cuerpos del suelo. Se trata de las propiedades mecánicas de los materiales del suelo y de la aplicación del conocimiento de estas propiedades a los problemas de ingeniería. En particular, se ocupa de la interacción de las estructuras con su material de base. Esto incluye tanto las estructuras convencionales como también las estructuras como presas de tierra, terraplenes y carreteras que en sí mismas están hechas de tierra.

Los ingenieros se preocupan por las propiedades mecánicas del suelo: permeabilidad, rigidez y resistencia. Depende principalmente de la naturaleza del suelo, la tensión actual, el contenido de agua y unidad de peso.

Síguenos en  PROLASA para saber más sobre este tema.